top of page

Los Piercings: ¿Afectan tu Salud Oral?

Por: Eduardo Ramos Garbiras

Odontólogo - Magister Salud Pública

Los piercings han sido una moda popular durante décadas, pero lo que quizás no sepa es que esta tendencia puede tener serias implicaciones para la salud oral. Los adornos metálicos en la lengua, labios, mejillas o incluso los dientes pueden causar una serie de problemas dentales y bucales que vale la pena conocer. En este artículo, exploraremos los riesgos más frecuentes para la salud oral asociados con los piercings y ofreceremos recomendaciones para proteger tu sonrisa.

Problemas Comunes Asociados con Piercings Orales

1. Daño Dental: El contacto repetido del piercing con los dientes puede causar astillamientos, fisuras o desgaste dental. Esto puede llevar a la necesidad de reparaciones o incluso a procedimientos más complejos, como coronas dentales.


2. Infecciones: Los piercings en la boca pueden ser un caldo de cultivo para muchas bacterias, lo que aumenta el riesgo de infecciones orales y gingivitis. Las infecciones pueden ser dolorosas y requerir tratamiento antibiótico. Las infecciones se dan con mucha frecuencia recién se colocan los piercings, y hay que tener en cuenta que si se deja pasar el tiempo esperando que cicatrice por sí solo las bacterias pueden entrar en el torrente sanguíneo y causar hasta una endocarditis, una inflamación del corazón y sus válvulas, más complicadas de tratar.

3. Salivación Excesiva o Insuficiente: Algunos piercings y en algunos pacientes pueden causar aumento o disminución de la salivación, lo que puede afectar negativamente la salud bucal. La saliva es esencial para proteger los dientes de las caries.


4. Dificultad en el Habla y la Masticación: Los piercings en la lengua o los labios pueden interferir con el habla y la masticación adecuada. Esto puede causar molestias y dificultades para comer y comunicarse.


Recomendaciones para Evitar Problemas Dentales con Piercings

1. Investiga a Fondo: Antes de hacerte un piercing oral, investiga y busca un profesional experimentado y con buenas prácticas de higiene. Asegúrate de que utilicen material esterilizado y cumplan con las normas de seguridad.


2. Mantén una Higiene Oral Rigurosa: Después de colocarte un piercing oral, sigue una rutina de higiene bucal meticulosa. Cepilla tus dientes, lengua y el propio piercing con cuidado después de cada comida y utiliza un enjuague bucal antibacteriano.


3. Evita Jugar con el Piercing: Tocar o mover el piercing con la lengua puede aumentar el riesgo de daño dental. Trata de mantenerlo inmóvil y evita morderlo. No crees con él malos hábitos.


4. Monitoreo Regular: Programa citas regulares con tu odontólogo para un seguimiento de la salud oral. Esto ayudará a detectar cualquier problema temprano y evitar complicaciones graves.

5. Considera la Eliminación: Si experimentas problemas recurrentes de salud dental relacionados con tu piercing, considera eliminarlo. La salud de tus dientes y encías es más importante que cualquier tendencia de moda.


En resumen, mientras que los piercings pueden ser una forma llamativa de expresión, es importante estar consciente de los riesgos que plantean para tu salud oral. Siguiendo buenas prácticas de higiene bucal y manteniendo una atención adecuada, puedes minimizar los problemas dentales asociados con los piercings y mantener una sonrisa saludable. Tu salud dental es invaluable, ¡cuídala con precaución y responsabilidad!


Fuentes:


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page