top of page

La Quinta Ola de la Odontología

Actualizado: 19 sept 2023

Por: Eduardo Ramos Garbiras

Odontólogo - Magister Salud Pública

Hace algunos años estando en mi natal Sevilla Valle. degustando un café de especialidad, tuve oportunidad de conocer la historia de las olas del café. Cada una de ellas se inicia en momentos de disrupción en la historia cafetera, Momentos en los cuales el café ha tenido aumentos exponenciales en su consumo, y que han llevado incluso a que hoy en día estemos ya hablando de los inicios de la cuarta ola del café. Se me vino entonces a mi cabeza la idea de identificar en la historia de la odontología, la existencia de momentos que causaron un aumento masivo en las atenciones, en la disminución de los tiempos para la elaboración de los procedimientos y la mayor demanda por parte de los usuarios. Pude identificar entonces cuatro momentos históricos muy importantes que consideró han llevado a un acelerado proceso de desarrollo en la prestación de los servicios y en la oferta de nuevas tecnologías.


Pero es importante para entenderlo, que hagamos una revisión corta de las tres olas del café, porque como amante de esta bebida considero que es una historia además fascinante. Recordemos que la ICO (Organización Internacional de Café por sus siglas en inglés) estima que diariamente se consumen 2250 millones de tazas de café en todo el planeta, conociéndose también que la mayoría de ellas se sirven en la mañana y durante el desayuno.


Las Olas del Café

El café es mucho más que una simple bebida; es un fenómeno cultural que ha experimentado diversas transformaciones a lo largo de los años. En el mundo del café, estas transformaciones se conocen como "olas del café", y cada una de ellas ha dejado una huella única en la forma en que disfrutamos esta deliciosa bebida. Las olas de el café se refieren a periodos de tiempo en donde se hace evidente el aumento en el consumo de esta bebida. También están marcados por las formas determinadas de industrialización del café y los cambios culturales referentes a su consumo.

El término “Ola” fue acuñado por Trish Rothgeb en 2002 en la publicación Roasters Guild, la primera en definir a los movimientos del café como «olas». Cada ola comienza con un gran cambio y la industria del café se transformó luego de cada una de estas tres olas. Cada una de ellas implicó un cambio novedoso y disruptivo.

A grandes rasgos, estas fueron las tres olas de café:

  1. Primera ola del café (1800 s): el café se convierte en una mercancía, su consumo crece exponencialmente. Aquí el café se convierte en un artículo básico de la canasta familiar y ya se puede encontrar en los hogares, apareciendo entonces el café instantáneo que catapultó este crecimiento. La información que llegaba básicamente hacía referencia a que el café por su contenido de cafeína, producía un aumento en la energía corporal. Surgen empresas muy importantes en su crecimiento que ayudaron a esta expansión como: Folgers, Maxwell House, Mr. Coffee, Nescafé, Hill Bros Coffee, Satori Kato.

  2. Segunda ola del café (1970): vino junto con la invención y mejora de la máquina de espresso. El gigante cafetero estadounidense Starbucks empieza a crecer y tiene más influencia sobre la industria. Sus consumidores se preocupan por el origen de el grano que tomaban en la infusión. La bebida caliente implicaba una nueva experiencia con un café de calidad y con un sentido social. Esta nueva ola dio pie a que se produjeron cambios arquitectónicos en las cafeterías, que se convirtieron en lugares de encuentro. También empezaron aparecer nuevas bebidas a base de café, que pretendían atraer a otros segmentos de consumidores. Algunas de las empresas más importantes que marcaron este pedido fueron: Starbucks, SCAA, Peet’s Coffee & Tea, George Howell.

  3. Tercera ola del café (2000 s): el café comienza a comprarse según su origen de cultivo y sus métodos de producción, y hay gran preocupación del consumidor por la “calidad” y “trazabilidad”. Aparecen los «amantes del café» y aquí se hace evidente la comparación de el café con el vino. El consumidor se preocupa más por los orígenes, los procesos de cultivo y de producción, la marca como distintivo de excelencia, etc., en resumen hay una gran preocupación por enterarse de todo lo que hay detrás de una buena taza de café. Aquí un factor clave es la formación del barista, la trazabilidad de los granos, el comercio justo, los micro tostadores, como algunas de las características especiales que le dan realce a un café de especialidad. Otro factor importante en esta tercera ola es el papel de la industria y su preocupación por la sostenibilidad de toda la cadena de producción. La bebida en sí se convierte en un canal de comunicación entre productor y consumidor. La tercera ola del café es un renacimiento de la simplicidad y la autenticidad. Aquí, se valora no solo la calidad del café, sino también la historia detrás de cada taza. Los pequeños productores y las fincas sostenibles ganaron relevancia, y la transparencia en la cadena de suministro se convirtió en una prioridad. Los amantes del café empezaron a experimentar con granos raros y métodos de preparación innovadores como el cold brew y el aeropress.

  4. ¿Cuarta ola del café? A medida que exploramos las olas del café, nos encontramos en medio de la cuarta ola, una era en la que la tecnología y la sostenibilidad se fusionan con la pasión por el café. Las innovaciones como la inteligencia artificial en el tostado y la producción de café de laboratorio están en constante evolución. La conciencia ambiental se encuentra en su punto más alto, y los consumidores exigen prácticas sostenibles en toda la cadena de suministro. Se refiere al análisis cada vez más científico de los componentes químicos y procesos del café tanto en la producción como en el tueste y preparación. Y no solamente del café sino del agua, de los métodos tueste y de preparación, etc. Hacia allá se dirige la tendencia del café: mayor conocimiento técnico, mayor profesionalización, mejor calidad, paladares más exigentes.


Las Olas en la Historia de la Odontología

Si bien es cierto que las necesidades de arreglos o tratamientos dentales han existido desde que el hombre tiene uso de razón, también es cierto que solamente tenemos conocimiento desde los vestigios de la odontología en las culturas que se desarrollaron en el valle de Mesopotamia entre los ríos Tigris y Eufrates. Allí, desde la aparición del código de Hammurabi alrededor de el año 1900 a. C., pasando por los asirios, fenicios, hebreos, egipcios, indios, árabes, chinos y otras culturas también en América como los Mayas, Aztecas e Incas. Grandes personajes como Alejandro El Grande o el Macedonio en Oriente, quien logra reunir en el Alejandría los conocimientos más avanzados de Oriente en todas sus ramas; y personajes como Esculapio, Hipócrates y Galeno que revelan un gran interés por las enfermedades de la boca. También los romanos hacen sus aportes a la historia de la odontología, hasta la llegada de los cirujanos barberos que empieza a aparecer después del año 1100 cuando el Papa prohíbe que los monjes hicieran las prácticas en los altares, y estas fueron delegadas a sus ayudantes que en ese entonces eran los barberos. Podemos decir entonces que los precursores de médicos y Odontólogos, eran en su mayoría charlatanes que no tenían ningún tipo de preparación. Pero también es cierto que algunos de ellos se destacaron, como Pierre Fauchard quien escribe el 1928 su publicación “El Cirujano Dentista o Tratado de los Dientes”, por lo que se considera actualmente como el “Padre de la Odontología”.


Podemos entonces entender que la odontología hasta aquella época, se limitaba básicamente a la eliminación del dolor. Ya existían instrumentos especiales para hacer extracciones dentales y los métodos restaurativos todavía eran muy incipientes. Empezaron a llegar a Norteamérica desde Inglaterra y Francia, muchos dentistas que con ciertas habilidades lograban restaurar piezas dentales y elaborar prótesis en porcelana. Ya en 1830 la mayor parte de Estados Unidos tenía dentistas residentes, los cuales estaban ubicados en las grandes ciudades y ofrecían sus servicios a pueblos y zonas rurales. Algunos acontecimientos muy importantes para la historia de la medicina en general, como el descubrimiento e incorporación de los gases anestésicos por parte de odontólogos (1844 Horace Wells -Óxido Nitroso-, y en 1846 William Thomas Green Morton -Éter-, marcaron la evolución de la medicina en general, pero no los consideramos como elementos que hubiesen causado una disrupción en la utilización de los servicios de odontología.


1. Primera Ola de la Odontología

Podemos atribuir la aparición de la primera ola de la odontología, a la utilización de la amalgama como material de restauración. En 1826, el doctor Auguste Taveau hizo pública en París la combinación de plata y mercurio para formar una amalgama de pasta de plata. Este fue el nacimiento de la amalgama dental, uno de los avances fundamentales en el campo de los materiales dentales. La amalgama empezó a ser utilizada en Estados Unidos como material restaurativo en 1833, llevada desde Francia por los hermanos Edward y Moses Crawcour. En 1891 el doctor Grene Vardiman Black genio y gigante de la odontología mundial presenta su trabajo sobre clasificación y características de las cavidades dentales, además de diseñar instrumental especializado en elaboración de cavidades para operatoria dental. La amalgama en la historia de la odontología he tenido muchos cuestionamientos, tanto que dentro de su historia son famosas las tres guerras que se han librado por parte de profesionales en contra de su utilización. Pero es indudable que ella marcó una mayor demanda y utilización de los servicios de odontología para salvar y restaurar muchas piezas dentales, tanto que hoy día todavía se utiliza.


La aparición de la amalgama dental en el campo de la odontología representó una revolución significativa en la atención odontológica de su época, y esto se debió a varias razones clave:

1. Durabilidad y Longevidad: Antes de la amalgama dental, los materiales utilizados para rellenar cavidades dentales, como el plomo o el oro, eran costosos y no siempre duraderos. La amalgama, una aleación de mercurio, plata, estaño y cobre, demostró ser mucho más duradera y resistente, lo que permitió que las restauraciones dentales duraran mucho más tiempo.

2. Facilidad de Uso: La amalgama era relativamente fácil de manipular y moldear en las cavidades dentales, lo que facilitaba el trabajo del odontólogo y permitía realizar restauraciones más eficientes y rápidas en comparación con los materiales anteriores.

3. Disminución de Costos: La amalgama era más económica en comparación con otros materiales de restauración dental disponibles en ese momento, como el oro. Esto hizo que los tratamientos dentales fueran más accesibles para un grupo más amplio de la población, democratizando en cierta medida la atención odontológica.

4. Mejora en la Salud Oral Pública: La amalgama contribuyó a una disminución significativa en la propagación de las caries y, por lo tanto, tuvo un impacto positivo en la salud oral general de la población. Esto fue especialmente importante en épocas en las que las enfermedades dentales eran un problema de salud pública importante.

5. Desarrollo de Técnicas Conservadoras: La capacidad de utilizar amalgama en restauraciones más pequeñas permitió el desarrollo de técnicas dentales más conservadoras. Esto significaba que se podía preservar una mayor cantidad de tejido dental natural, lo que mejoraba la salud y la estética bucal de los pacientes.


2. Segunda Ola de la Odontología

La aparición del Airotor o turbina de alta velocidad en odontología fue una innovación transformadora que revolucionó los tratamientos dentales al acortar drásticamente los tiempos de preparación de las cavidades dentales y permitir que muchos procedimientos se completaran en una sola cita. Esta transición de sistemas manuales, de pedal y eléctricos a las turbinas de alta velocidad se produjo a lo largo de varias etapas clave:

1. Sistemas Manuales de Rotación: En las primeras décadas de la odontología moderna, se utilizaban instrumentos manuales como fresas y buriles dentales para realizar procedimientos de preparación de cavidades. Estos sistemas se accionaban manualmente o con pedal, a través del uso de cuerdas y poleas. Estos instrumentos requerían una gran destreza y tiempo para su uso, lo que prolongaba las citas dentales y a menudo resultaba incómodo para los pacientes.

2. Sistemas Eléctricos: La introducción de sistemas eléctricos para la rotación de instrumentos dentales representó un paso importante. Los sistemas eléctricos eran más eficientes y permitían una mayor precisión en la preparación de cavidades, pero aún tenían limitaciones en términos de velocidad y potencia.

3. Desarrollo de las Turbinas de Alta Velocidad: La verdadera revolución se produjo con el desarrollo de las turbinas de alta velocidad en la década de 1950. Estos dispositivos, impulsados por aire comprimido, podían alcanzar velocidades de rotación mucho mayores en comparación con los sistemas eléctricos anteriores. Esto permitió a los odontólogos eliminar material dental de manera eficiente y precisa. John Patrick Walsh fabrica la turbina dental impulsada por aire. Posteriormente el Dr. John Borden la mejora en los Estados Unidos fue por primera vez comercialmente distribuido por la empresa Dentsply como la Airotor Borden en 1957. Gracias a la turbina neumática se eliminaron factores como la presión, vibración, tiempo, y fuerza. En sus inicios, estas turbinas de alta velocidad (500.000 RPM) tuvieron muchos inconvenientes: el ruido y la alta temperatura por la fricción. Hoy se ha logrado llevar el ruido a niveles tolerables y por medio de agua que cae en forma directa sobre la parte activa (fresa) y sobre el diente que se está trabajando, se ha logrado controlar las altas temperaturas.


Definitivamente las turbinas de alta velocidad, lograron reducir los tiempos de atención e hicieron más cómodo para el paciente asistir a las citas con el profesional.


3. Tercera Ola de la Odontología

Los agentes adhesivos fueron introducidos a principios de los años setenta. Desde ese momento, la evolución de las técnicas adhesivas ha transformado el alcance de la práctica dental. El alto impacto de la adhesión y apariencia transformadora de las restauraciones dentales ha impactado la profesión odontológica a su máximo nivel en la historia. De hecho, hoy la mayoría de las restauraciones directas e indirectas se adhieren a la estructura dental natural en lugar de ser retenidas mecánicamente o cementadas. Por más de 30 años, las investigaciones de alta calidad y el acelerado progreso de productos han mejorado los adhesivos, solventando las exigencias de los pacientes por una mejor apariencia oral de forma conservadora.


Un hecho histórico tiene gran relación con este proceso, y es la relación con el accidente del transbordador espacial Challenger. Es un ejemplo sorprendente de cómo la tecnología y los conocimientos científicos pueden cruzar fronteras disciplinarias y tener un impacto inesperado en campos aparentemente no relacionados, como la odontología estética. El accidente del transbordador espacial Challenger el 08 de enero de 1986 fue una tragedia que impactó al mundo entero. La nave se desintegró 73 segundos tras el lanzamiento, provocando la muerte de los siete miembros de la tripulación, se desintegró sobre el océano Atlántico, frente a la costa del centro de Florida (Estados Unidos). Ha sido calificado como el accidente más grave en la conquista del espacio. La investigación posterior reveló que uno de los factores contribuyentes fue la falla en los anillos de sellado O-ring, que se utilizaron en las juntas de los propulsores sólidos del transbordador. La exposición a bajas temperaturas había comprometido la flexibilidad de estos anillos, lo que resultó en una fuga de gases y, finalmente, en la explosión del transbordador.


La lección clave que se extrajo de este trágico evento fue la importancia crítica de los materiales y sus propiedades en condiciones extremas. Esto despertó un interés renovado en la investigación y el desarrollo de materiales avanzados que pudieran soportar condiciones adversas. Esta nueva atención a los materiales se extendió a campos más allá de la aeroespacial, incluida la odontología. Los materiales adhesivos utilizados en odontología estética, como las resinas compuestas y los sistemas adhesivos, comparten similitudes en términos de su comportamiento frente a fuerzas y tensiones. La investigación sobre la resistencia de los materiales a temperaturas extremas y a cambios ambientales adversos comenzó a informar y mejorar los materiales utilizados en odontología.

El desarrollo acelerado de materiales odontológicos más resistentes y duraderos, influenciado en parte por las investigaciones en la industria aeroespacial, llevó a avances significativos en odontología estética. Las resinas compuestas y los sistemas adhesivos mejorados permitieron restauraciones dentales más efectivas y estéticamente agradables, además de una mayor durabilidad y menor necesidad de mantenimiento.

En resumen, el accidente del transbordador espacial Challenger sirvió como un recordatorio impactante de la importancia de los materiales en aplicaciones críticas y desencadenó un aumento en la investigación y el desarrollo de materiales avanzados en varios campos, incluida la odontología. Esto, a su vez, contribuyó al desarrollo acelerado de materiales odontológicos de alta calidad que han revolucionado la odontología estética y han mejorado la calidad de atención para los pacientes.


4. Cuarta Ola de la Odontología

La cuarta revolución industrial surge a finales del siglo XX y llega hasta nuestros días, con características tales como, el uso masivo del Internet, teléfonos celulares inteligentes, capacidad extraordinaria de almacenar información a bajo costo, y con más fuerza que antes, el uso de robots. En la Cuarta Revolución Industrial la sociedad se ha modificado con tres elementos nuevos, y vemos que: Primero, hay comportamientos sociales de consumo acentuado, principalmente por los milenials. Segundo, hay enorme hiperconectividad con gigantescas bases de datos, inteligencia artificial, y la computación en la nube. Tercero, surgen nuevos modelos de negocios digitales, que transforman el comportamiento de la sociedad, remodelan la economía y las relaciones de todas las personas.


Estos avances han acelerado el desarrollo de la odontología:

1. Digitalización y Odontología Digital: La digitalización ha transformado la odontología al permitir la captura precisa de imágenes y datos dentales mediante dispositivos como escáneres intraorales y radiografías digitales. Estos datos se pueden utilizar para planificar y ejecutar tratamientos de manera más eficiente y precisa.

2. Fabricación Asistida por Computadora (CAM): La tecnología CAM se utiliza para fabricar restauraciones dentales, como coronas y puentes, utilizando diseños digitales. Esto reduce el tiempo de espera para los pacientes y mejora la precisión de las restauraciones.

3. Robótica en Cirugía Dental: La robótica ha comenzado a utilizarse en cirugía dental, lo que permite procedimientos más precisos y menos invasivos. Los robots pueden ayudar en la colocación de implantes dentales y en la extracción de dientes, mejorando la seguridad y la eficiencia de estos procedimientos.

4. Teleodontología: Ha tenido un gran desarrollo tras la pandemia del Covid-19. La teleodontología ha ampliado el acceso a la atención dental al permitir consultas y seguimiento a distancia a través de la comunicación en línea. Esto es especialmente beneficioso en áreas rurales o con escasez de profesionales de la salud oral.

5. Inteligencia Artificial (IA): La IA se utiliza en la interpretación de imágenes radiológicas y en el diagnóstico de enfermedades dentales. También se emplea en la personalización de tratamientos y en la gestión de registros clínicos.

6. Realidad Virtual (RV) y Realidad Aumentada (RA): La RV y la RA se utilizan para la formación de odontólogos y técnicos dentales, así como para ayudar a los pacientes a comprender mejor los tratamientos propuestos.

7. Impresión 3D Dental: La impresión 3D se ha convertido en una herramienta esencial en la fabricación de dispositivos ortodónticos, modelos dentales y guías quirúrgicas. Esto ha acelerado la producción y mejorado la precisión.


En conjunto, estos avances tecnológicos han impulsado una transformación en la odontología, permitiendo tratamientos más precisos, rápidos y personalizados. La cuarta ola de la odontología se centra en la integración de la tecnología digital y la automatización para mejorar la calidad de la atención y la experiencia del paciente. La combinación de estos elementos ha permitido a los profesionales de la odontología avanzar hacia un enfoque más completo y eficiente en la atención dental.


5. Quinta Ola de la Odontología

La odontología, a lo largo de su evolución, ha experimentado múltiples transformaciones, desde avances tecnológicos hasta el desarrollo de materiales innovadores. Sin embargo, en medio de todas estas innovaciones, ha surgido una corriente que nos recuerda que, más allá de la ciencia y la tecnología, la esencia de nuestra profesión reside en las relaciones humanas.

La Quinta Ola de la Odontología, destaca la importancia de mantener un enfoque humano en la práctica odontológica. Los pacientes no son simplemente clientes o números de historias clínicas, son seres humanos con emociones, preocupaciones y expectativas únicas. Como profesionales de la salud oral, debemos recordar que cada sonrisa que cuidamos es parte de una vida. La odontología es una ciencia, pero también es una rama de las humanidades. Esto significa que nuestras habilidades técnicas deben ir acompañadas de empatía, comprensión y habilidades interpersonales. La comunicación efectiva con los pacientes es esencial para establecer la confianza y la comodidad necesarias para un tratamiento exitoso.

En esta Quinta Ola, se fomenta una relación de colaboración entre el odontólogo, el paciente y su familia. Los pacientes deben ser participantes activos en las decisiones sobre su tratamiento dental y su bienestar oral. Esto no solo les brinda un mayor sentido de control, sino que también fortalece la relación médico-paciente.

Cada paciente es único, y sus necesidades dentales y emocionales también lo son. En lugar de rutinizar el ejercicio de la profesión, debemos adaptar nuestros enfoques y tratamientos para satisfacer las necesidades individuales de cada paciente. Escuchar atentamente, responder preguntas y abordar preocupaciones son pasos esenciales en este proceso.

La Quinta Ola también reconoce la importancia de todo el equipo dental en la construcción de relaciones efectivas. Desde los asistentes hasta las higienistas, cada miembro del equipo desempeña un papel crucial en la experiencia del paciente. Trabajar de manera colaborativa y centrada en el paciente es fundamental.

En la Quinta Ola de la Odontología, se reconoce que las nuevas tecnologías, como la robótica y la informática, son herramientas esenciales para brindar una atención dental de alta calidad y eficiencia. Estas tecnologías permiten diagnósticos más precisos, tratamientos más efectivos y una atención más personalizada. Sin embargo, es crucial que estas herramientas no nos conduzcan hacia la estandarización de nuestras decisiones ni reemplacen por completo la intuición y el juicio clínico. La tecnología debe ser una extensión de la mente y la habilidad del odontólogo, no su sustituto. La atención odontológica de calidad radica en la capacidad de combinar la ciencia y la tecnología con el arte de la relación médico-paciente.

A pesar de los avances tecnológicos, cada paciente es único. Sus necesidades y deseos personales deben ser considerados en la toma de decisiones sobre su tratamiento dental. La tecnología puede proporcionar datos y opciones, pero es el componente humano el que agrega la comprensión y la empatía necesarias para tomar decisiones informadas y personalizadas.

La odontología es una mezcla de ciencia y arte. Si bien la ciencia y la tecnología brindan la base, es el toque humano lo que da vida a esta profesión. Cada sonrisa que transformamos es una obra maestra única, y nuestro papel es esculpir, no estandarizar. Mantener el equilibrio entre la tecnología y la humanidad es esencial para brindar atención dental de calidad.

En resumen, en la Quinta Ola de la Odontología, la tecnología y la humanidad deben coexistir en armonía. La tecnología es una aliada valiosa, pero nunca debe dominar ni eclipsar el aspecto humano de nuestra profesión. La atención dental de calidad implica un equilibrio entre el conocimiento científico y el arte de la relación odontólogo-paciente, donde las decisiones se toman con un toque humano, basado en la empatía y el respeto por las necesidades individuales de cada paciente. La Quinta Ola de la Odontología nos recuerda que la atención dental va más allá de la ciencia y la tecnología. Se trata de personas que confían en nosotros para cuidar de su salud oral y, en última instancia, de su calidad de vida. Mantener relaciones humanas efectivas es la base de una práctica dental exitosa y gratificante. En un mundo cada vez más tecnológico, recordemos siempre que la empatía y la humanidad son elementos insustituibles en el ejercicio de nuestra profesión.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page