Los Albores de la Odontología

Por: Eduardo Ramos Garbiras

Magister Salud Pública

Tallas de Marfil 1780, sur de Francia, 4 pulgadas de altura Representa lo que hasta la época significaba el dolor dental
Tallas de Marfil 1780, sur de Francia, 4 pulgadas de altura.

Es importante que conozcamos la historia de la odontología, porque de esta manera vamos a aprender a querer nuestra profesión y lo que hacemos. La historia de nuestra profesión, además de informar sobre la aparición de tecnología cada vez más compleja, permitirá verla como una profesión dinámica y actualizada.


Cuando descubra el esfuerzo dedicado por muchos pueblos al servicio del paciente con alteraciones de su sistema masticatorio, le permitirá la practica más consciente de sus responsabilidades


Todos los pueblos de la tierra, a través de su historia han tenido necesidad de solucionar sus problemas dentales, y el hombre como especie ha estado siempre sometido a problemas a los cuales siempre les ha tratado de encontrar soluciones. Revisemos rápidamente todas las culturas que se desarrollaron en occidente y que dieron origen a los inicios de nuestro conocimiento.


Mesopotamia

La Estela de Hammurabi de 7 pies de altura se conserva en Musée du Louvre, Paris

La Mesopotamia, entre los años 3500 y 3000 a.C., en la fértil llanura situada entre los ríos Tigris y Eufrates, asiento del actual Iràn e Irak se considera la cuna de la civilización debido a que ahí se han encontrado algunas de las manifestaciones más importantes de la humanidad; fue ahí donde se encontró el primer texto de moral conocido en el mundo Occidental como Código de Hammurabi (escrito por el rey Hammurabi alrededor de 1900 a.c.) en tablillas con inscripciones cuneiformes. Creían que los responsables de las enfermedades eran demonios que habitaban el cuerpo del paciente y para repeler y expulsar a los malos espíritus usaban remedios a base de gusanos e insectos.


En el código de Hammurabi se anuncian claramente las recompensas y castigos reservados a los practicantes de la medicina.: "Si un médico abría un absceso dental con el cuchillo de operaciones y conservaba el ojo del paciente, solía percibir diez ciclos de plata... " pero: "Si un médico abría un absceso con el cuchillo de operaciones y destrozaba el ojo, se le cortaban las manos. . ..". La Ley 196 dice "Si alguien lesiona el ojo de un igual, se le mutilará su propio ojo". Ley 200: "Si alguien arranca el diente de un igual, se le arrancará su propio diente". Ley 201: "Si alguien arranca un diente a un inferior, se le multará con un tercio de mina de plata".


Muchos pueblos tuvieron asiento en esta región y muchos de los conocimientos que se tienen actualmente vienen de los hallazgos arqueológicos que se han podido encontrar de estas culturas a través de los años.


Los Asirios

En Mesopotamia encontramos la cuna de Asiria y Babilonia. Los asirios fueron hombres de avanzado conocimiento en astronomía, medicina, estrategia y política. Desde el principio hay una estrecha relación entre religión y medicina. Contaban con practicas medicas basadas en conjuros y tratamientos con hierbas.


“Las caries era producida por un gusano que por maldición divina fue condenado a vivir en los dientes y las encías podridas”.

Ellos decían que las infecciones locales representaban peligro a todo el organismo, y de allí viene el concepto de infección focal, que se ha mantenido a través de los siglos.


Los Fenicios

Los fenicios eran un pueblo semita posiblemente originarios de Persia y se decían cananeos, que habitaban en el actual Líbano desde 1550 a.C. Se sabe que el rey Salomón consiguió allí los famosos cedros de Líbano para su templo en Jerusalén, de Hiram, rey de Tiro, a la sazón la principal ciudad fenicia. Se establecieron en la costa mediterránea, siendo magníficos marineros y comerciantes (hay constancias de los fenicios en la península ibérica).


En África fundaron el legendario puerto de Cartago, en la costa de la actual Argelia, fue una ciudad perfectamente planeada donde florecía el comercio, durante el imperio romano, Roma siempre envidió a Cartago y cuando la conquistaron, la derribaron, demolieron sus cimientos y regaron el terreno con sal para que no brotara ni el menor indicio de hierba.


Su religión era politeísta, sus principales deidades eran Baal y Astarté. No poseían una importante literatura propia, pero diseminaron el alfabeto semítico por toda la costa oriental del Mediterráneo. En la época del Imperio Romano, Pompeyo incorporó Fenicia a la provincia de Siria (64 a.C.) y desde esa época en adelante los fenicios, como nación, desaparecieron.


Protesis Fenicia del siglo V a.C. Mandíbula fenicia descubierta por Torrey en 1901

En 1862 Charles Gaillardot, cavando en una tumba cerca de la antigua ciudad de Sidón, descubrió una prótesis del año 400 a.C. Constaba de cuatro dientes inferiores naturales sujetando entre ellos dos dientes tallados de marfil que reemplazaban a dos incisivos desaparecidos. Estos dientes artificiales estaban unidos a sus piezas contiguas por hilos de alambre de oro. También en Sidón en 1901 se hizo un hallazgo espectacular, se trataba de una mandíbula de 500 años a.C., cuyos incisivos, gravemente afectados por una enfermedad periodontal, se habían sujetado con una intrincada ligadura hecha con alambre de oro.

Los Hebreos