Historia de la Odontología en América

Por: Eduardo Ramos Garbiras

Odontólogo, Magister Salud Pública

Las primeras Civilizaciones en América datan de hace aproximadamente 15.000 años cuando Asia y América estaban unidos por el estrecho de Bering. Se cree que emigraron hacia Norteamérica y siguieron a Centroamérica y Sudamérica, ya que estas tribus compartían ciertas similitudes culturales. Los más importantes entre éstos fueron los aztecas, gente fiera y amiga de la guerra que residía en la zona que ahora es el centro de México; los mayas, pueblo más pacífico, con una cultura muy desarrollada que habitó la península de Yucatán y lo que en la actualidad es Guatemala y Honduras; y los incas, pueblo también muy avanzado que vivió en la cordillera andina del Perú.


Los Mayas

Habitaron la Península de Yucatán. Tenian una cultura altamente desarrollada y se destacaban por su arquitectura, pedrería, fundición y por su gran habilidad para las matemáticas y la medicina. Se cree que no desarrollaron la odontología con fines correctivos o de restauración. Sus prácticas eran vistas más como un ritual que como una ciencia. Con la llegada de los españoles, su director espiritual en Yucatán, el fanático obispo Diego de Landa, ordenó que todos estos escritos, debían ser destruidos por considerarlos paganos. La destrucción de los archivos escritos de este pueblo hurtó un tesoro irreemplazable a los futuros estudiosos.


Tenían gran conocimiento de los tejidos dentales. Pocas veces en las piezas trabajadas se nota que la pulpa haya sido dañada o lesionada en las incrustaciones. La radiografías indican que todos los trabajos fueron efectuados estando el paciente en vida. Se incrustaban jade en su dentadura. En dentaduras encontradas luego de casi 2 mil años, las incrustaciones sigue tan firmes como al principio. El secreto lo constituye el “aditamento” que utilizaban. Realizando una análisis a través del espectrógrafo se encontró calcio, magnesio, hierro, sodio, bariostroncio, silicón, aluminio, cobre, manganeso y vanadio (estos últimos en cantidades muy pequeñas). Hasta hoy no se conoce como realizaban esta aleación tan resistente.


Se hizo un hallazgo de tres pedazos de concha incrustados en los alvéolos de tres incisivos inferiores. En Honduras en 1931, Wilson Popenoe y su mujer encontraron un fragmento de mandíbula de origen maya, que databa del año 600 d.C. Este fragmento, que se encuentra hoy en día en el Peabody Museum of Archeology and Ethnology de la Universidad de Harvar, lo podemos considerar el implante más antiguo realizado con éxito en un ser vivo.


Los Aztecas

Habitaron el Valle de México. Los Aztecas tenían grandes conocimientos en astronomía, su calendario casi perfecto.


Las evidencias odontológicas respaldadas en rituales y sobretodo en hábitos guerreros.


En el palacio de Tepantitla, del centro religioso de Teotihuacán, situado en el centro de México, se encuentra uno de los frescos precolombinos mejor preservados. Describe escenas del paraíso de Tláloc, el dios de la lluvia. En el fresco hay un hombre limando los dientes de otro, utilizando para ello un estrecho y afilado pedernal. Los Aztecas practicaban la mutilación dental, limando e incrustando piedras en sus dientes. Fray Bernardino de Sahagún, monje español, describio al llegar las costumbres de estos pueblos, escribiendo gran parte de su gran obra, la Historia general de las cosas de Nueva España, en lengua nahuatl. Lo poco y mucho que sabemos de su cultura, fue gracias a los escritos de este monje quien describe las costumbres y practicas dentales. Creían que el causante de la caries era un gusano (el cual anulaban mascando chile) y que solo los niños nacidos bajo luna llena presentaban patologías de labio leporino. Limaban sus dientes para conseguir un estado de "gloria terrenal", hacían empastes en las cavidades dentarías (con conchas de caracol, sal marina y Tlalcacoatl) y desarrollaron terapias botánicas para el tratamiento de las enfermedades dentales. Si todo esto no hacía ningún efecto curativo, entonces procedían a la extracción.


Imperio Inca

Se estableció sobre la costa pacifica y las montañas andinas, desde la frontera norteña del Ecuador hasta el río Maule en Chile central. Este imperio comenzó como una tribu guerrera pequeña en Perú alrededor del 1100 cerca del final del siglo XIV el imperio comenzó a ampliarse a lo largo de la costa. Fueron a su vez, brutalmente conquistado por Francisco Pizarro en 1533 y gran parte de su cultura fue destruida.


Practicaban la trepanación como tratamiento medico.


Las obturaciones dentales se cree que las hacían como adornos post-morten.


Mucho de lo que hoy sabemos deriva de los escritos del cronista Sebastián Garcilazo de la Vega, que era descendientes de los incas. Escribió extensamente sobre sus antepasados. La resina del árbol myroxylon pereirae o bálsamo del Perú, se usaba para curar enfermedades gingivales, y en casos graves se empleaba la cauterización. Practicaban un tratamiento primario para combatir las caries, que consistía en colocar sobre la zona afectada un palillo ardiendo (evidencia de primeras cauterizaciones).


Los Incas curaban patologías gingivales con resina de los arboles y su principal analgésico fue la hoja de coca. También practicaban extracciones aflojando primero el diente con una solución cáustica, y finalmente, aplicaban un golpe seco.


La Hoja de Coca: Los Incas la apreciaban por sobremanera: “quien la masca no siente hambre ni sed, además de poseer la virtud de conservar la dentadura, preserva al cuerpo de muchas enfermedades”. En tiempo de los reyes Incas no era lícito a los plebeyos usar la coca sin licencia del Inca o su gobernador.


Las Raices: Una raíz servía para fortificar y encarnar los dientes y muelas. La asaban al rescoldo y cuando estaba bien asada, muy bien caliente, la partían a la carga con los dientes, y así hirviendo ponían una mitad en la encía y la otra mitad en la otra, y allí la dejaban hasta que se enfriase, de esta manera andaban por todas las encías con gran pena del paciente, porque se les asaba la boca. El mismo paciente se ponía la raíz y hace todo el medicamento, a media Noche, al día siguiente aparecían las encías blancas como carne escaldada, y por dos o tres días no se puede comer cosas que se han de mascar, sino manjares de cuchara. Al cabo de ellos se les cae la carne quemada de las encías, y se les descubre otra muy colorada por debajo y muy linda. De esta manera los Incas renovaban sus encías, quemándose con el calor y fuego de las raíces.


Hay otro tipo de plantas como la brugmansia también conocida como chamico que aparte de significación sagrada también se mira como una de las hierbas curativas mas antiguas. Los shamanes emplearon las características narcóticas y anestésicas de la brugmansia al realizar las operaciones rituales o medicas ( trepanación de cráneos ). Cuando se presentaba una inflamación en las encías se colocaban las hojas sobre el área a tratar durante poco tiempo y la inflamación desaparecía.


Los Incas no adornaban sus dientes, pero en Ecuador, la parte mas septentrional que penetraron se han encontrado cráneos que muestran mutilaciones a base de limado de dientes, incrustaciones de oro y los que parece ser la inserción de orificaciones en cavidades previamente preparadas en las superficies gingivolabiales de los dientes incisivos.


América del Norte

En los pueblos de América del Norte existía un personaje con poderes mágicos, él chaman, el cual curaba patologías individuales o tribales y ahuyentaba los malos espíritus que las causaban. Extraía los dientes amarrándolos a una tira de cuero y ordenaba al enfermo a que corriera, hasta que la pieza caía. Masticaban tabaco para limpiar la cavidad oral.


Aunque su salud oral era mejor que la de las personas del Viejo Mundo, algunos pueblos presentaron patologías debido al tipo arenoso de la comida que consumían (principalmente el maíz).


En estos pueblos, como en centro y suramerica, se comprobó que dolores y patologías dentarías eran ocasionados por acontecimientos guerreros (la mayoría de las heridas comprometían la cavidad oral) y no por causas orgánicas, higiénicas o ambientales.


La Colonización

“Descubrimiento de América”

Con la llegada de Cristóbal Colón y la hispanización del nuevo continente, la población aborigen se redujo en un 95%. Las causas de este alto índice de mortalidad no solamente fueron las armas y la tecnología de los conquistadores (ya que algunos pueblos guerreros lograron igualar su armamento con el europeo), sino las cepas bacterianas virulentas traídas por los colonizadores y completamente inexistentes en el continente americano. La inmunología indígena no pudo soportar las enfermedades (viruela, varicela y algunas nuevas patologías de la cavidad oral) siendo ésta, la principal causa de dominio de los grupos colonizadores. Las investigaciones arqueológicas en América, comenzaron cuando los europeos descubrieron y colonizaron el nuevo continente. Se recogieron datos de grupos indígenas entre los siglos XV y XVI.

Como las culturas aborígenes americanas no poseían historia escrita (excepto los Mayas), los restos óseos y entre ellos los dientes, fueron la única forma de conocerlas.

En los restos óseos se puede identificar la edad y el sexo. Los dientes permitieron saber la edad (gracias al reconocimiento de la erupción de dientes deciduos o el grado de desarrollo de dientes permanentes) y reconocer el número de personas enterradas en una misma tumba (importante para descifrar el significado de la muerte y de prácticas rituales). En las mandíbulas de las culturas prehispánicas, se observó el desgaste de las superficies oclusales lingüales debido a la falta de procedimientos eficaces para contrarrestar caries y tratar los conductos.


Las culturas que consumían semillas o granos duros, como el maíz, presentaron desgaste dentarío y pérdida de molares y premolares en personas de 25 a 35 años.


El desgaste varía dependiendo de la cultura y del sexo; las mujeres utilizaban mucho sus dientes para trabajar fibras como el fique, ellas tenían más desgastados los bordes mesiodistales de sus dientes incisivos.

Los arqueólogos encontraron también que la pérdida dentaría era muy frecuente en estas culturas. Las mandíbulas y maxilares de sus cráneos presentaban reabsorción alveolar, evidencias de enfermedad periodontal, acumulaciones de cálculo y abscesos.


La modificación de la morfología de los dientes no fue muy común en Sudamérica, pero si lo fue en Centroamérica, donde los Mayas limaban sus incisivos haciendo que su forma cambiara.


La información suministrada por el estudio de los dientes permitió conocer costumbres, prácticas y régimen alimenticio de hombres y mujeres del pasado. También se observó que los dientes se empleaban como herramientas de trabajo y se decoraban para aumentar la belleza exterior.

La llegada de los conquistadores europeos produjo un gran aporte cultural y étnico, pero impidió el libre desarrollo de las poblaciones indígenas americanas. Muchas de ellas se sometieron a nuevas costumbres y perdieron en manos de los conquistadores valiosos legados que nos servirían posteriormente para conocerlas un poco más.


Por esto hay misteriosos abismos en la historia de nuestros antepasados, y de sus prácticas odontológicas conocemos muy poco. En los estudios realizados por antropólogos y demás investigadores notamos que, al mencionar los procedimientos odontológicos de las culturas prehispánicas, hay una gran similitud entre los pueblos que habitaron el continente de norte a sur.


Con la llegada de los Europeos a América se inicio la formación de nuevas colonias, donde fueron utilizados indígenas y negros africanos como esclavos; a partir de aquí comenzó un proceso de mestizaje.

A pesar de nuevos pueblos en vía de desarrollo y de las migraciones de los europeos hacia nuestro continente, la práctica de la odontología ocupaba aún un lugar poco importante; no existían medidas de salud publica y las enfermedades escapaban de todo control, por lo tanto, era común ver morir a una persona joven de enfermedades tales como tifus, fiebre tifoidea, fiebre amarilla, etc. Los fuertes inviernos y los calurosos veranos provocaban un frecuente aparición de enfermedades; además cerca de los pantanos, ciénagas y marismas que entonces abundaban, se facilitaba la proliferación de enfermedades y no había una persona lo suficientemente preparada para atender este tipo de casos y lo poca atención medica y dental era un lujo que no disfrutaban los colonos.


Debido a la escasez de médicos especialistas, a menudo se llamaba a los curas que en los siglos XVII y XVIII eran quienes atendían a los enfermos ya que entre los pocos que sabían leer, tenían educación mas avanzada (ya que en la época el conocimiento médico era tan poco que con solo leer se podía aprender lo suficiente para practicar la medicina básica con cierta respetabilidad).


Cotton Mather (1.663 – 1728) autor de la primera publicación medica del país "the angel of the bethesda" (1724), fue un cura que escribió sobre las enfermedades de la boca, enumeró remedios populares para aliviar el dolor de muelas y arremetió fuertemente contra los médicos por su incapacidad para aliviar un simple dolor de muelas.


Otro de los más prestigiosos fue John Wesley (1.703 – 1.791), clérigo inglés que escribió libros donde aconsejaba a los colonos a cerca de cuidados dentales, otros libros donde mostraba la morfología dental, hablaba de reglas de higiene oral básica y reglas para la prevención del dolor de muelas. Creía en remedios naturales no en los fármacos. Recomendaba purgarse bien para evitar la parálisis del nervio facial, hacer gárgaras con agua salada tres veces al día para matar animales y bacterias y llenar la boca de agua caliente para contrarrestar el frío en la boca.

La Odontología en America del Norte Los primeros médicos especialistas en América fueron barberos llegados de Europa. A finales del siglo XVIII, la extracción se volvió una práctica común.


Benjamin Franklin en 1.736 publicó un libro sobre curas caseras. Decía: “cada hombre su propio medico o el pobre médico colono”. Recetas sencillas y fáciles, recomendaba introducir jugo de ruda en el oído para aliviar el dolor de muelas, si estos remedios caseros fallaban… la extracción.

En 1.787 se inició la educación personalizada en América para medicina y algunos conocimientos odontológicos. También se inició la llegada de dentistas profesionales a las colonias. Entre ellos sobresalieron:

- Robert Woofendale, odontólogo inglés, que llega a New York en 1.766. Él sabía colocar dientes postizos y hacía operaciones en dientes, alvéolos encías y paladar. Luego vuelve a Inglaterra y pública en 1.783 un libro que hablaba sobre la imagen de la odontología incorporada de Inglaterra a América.


- John Baker, odontólogo irlandés que practicó extracciones, hizo implantes en oro, y curó enfermedades periodontales llamadas "escorbuto". Su clientela era muy distinguida, entre los cuales se encontraba George Washington.


- Paul Reveré, aprendiz de Baker que se convirtió en odontólogo. Hizo empastes, limpiezas y sustitución de dientes. Se destacó porque hizo la primera identificación medico - legal de un cadáver basado en datos odontológicos.


- Skinner, considerado el padre de la odontología en América. Hizo la primera clínica dental en un hospital de Estados Unidos y publicó el primer libro de odontología en América ("Treatise on the Human Teeth) en 1.801, donde habla de reglas de higiene oral, enfermedades dentales y mantenimiento preventivo.

En el siglo XIX Francia tenía la delantera en odontología y luego, este liderazgo pasó a Estados Unidos gracias al implante de la literatura, las carreras universitarias, periódicos, libros y el establecimiento de escuelas públicas gratuitas.

En el siglo XVIII también llegaron algunos franceses, pues era la época en la cual Francia estaba en auge odontológico. Sobresalieron entre otros:

- Le Breton, primer dentista que hizo a colonos prótesis completas de porcelana.

- Gardett, publicó el primer artículo científico en una revista americana (1.790) y luchó por la implantación de la formación odontológica profesional en América.


- Isaac Greenwood, fue el último dentista de George Washington. Con él se inicia el conocimiento de las dentaduras de marfil. Habla sobre el cuidado de los dientes infantiles, de la limpieza regular de los dientes, de las citas regulares con el odontólogo.

Josiah Flagg fue el primer dentista nacido en América, inventó el primer sillón dental.

Al principio del siglo XIX la asistencia odontológica era administrada por cuatro grupos diferentes de profesionales de muy diversa calidad. En un nivel muy elemental "uno se doctoraba a sí mismo" porque en estos tiempos autosuficientes se practicaba una medicina casera, libros de consejos, almanaques ofrecían miles de consejos, pero el resultado a menudo no era el prometido. La mayoría de la gente aun iba a donde el medico local que practicaba extracciones sencillas, limpiezas y sangrías, utilizaba instrumentos como la llave de extracción y el fórceps que probablemente habían aprendido a manejar por medio del ensayo y error. En 1.830 la mayor parte de Estados Unidos tenía dentistas residentes, los cuales estaban ubicados en las grandes ciudades y ofrecían sus servicios a pueblos y zonas rurales.

En 1826, el doctor Auguste Taveau hizo pública en París la combinación de plata y mercurio para formar una amalgama de pasta de plata. Este fue el nacimiento de la amalgama dental, uno de los avances fundamentales en el campo de los materiales dentales. La amalgama empezó a ser utilizada en Estados Unidos como material restaurativo en 1833, llevada desde Francia por los hermanos Edward y Moses Crawcour.

Harris, Chapin Aaron, vivio entre 1806–60. Era un dentista Americano nacido en Pompey, N.Y., y uno de los fundadores de la Odontología como profesión. Autor de The Dental Art (1839; llamado despues Principles and Practice of Dental Surgery) y de Dictionary of Dental Science (1849). Fundo (1840) la primera escuela dental - Baltimore College of Dental Surgery (hoy parte de la Universidad de Maryland). El inicio la publicación del American Journal of Dental Science (1839). Ayudo a organizar la American Society of Dental Surgeons (1840). También habían especialistas en odontología como ocupación que habían sido aprendices de algún dentista; en 1850 todos los dentistas eran médicos que habían escogido la odontología en vez de medicina general como profesion.

Y por supuesto estaban los dentistas ambulantes que extraían muelas, vendían polvos dentífricos y otros productos, y a veces llenaban muelas cariadas con productos turbios con dudosos resultados; estos ambulantes poseían poca o casi nada preparación profesional, entraban al oficio por la demanda en las necesidades odontológicas, y constantemente estos eran herreros, barberos o boticarios. • 1841. Primera Legislación (Alabama) para ejercicio dental. • 1841. Good Year patenta la vulcanita como base para dentaduras. • Los Anestésicos

• 1844. Horace Wells (1815 - 1848). Practico la odontología en Hartford Connecticut. Durante un tiempo trabajo con William T. G. Morton. En diciembre 10 de 1844, hizo una demostración de los efectos de la inhalación del oxido nitroso. En esta demostración estuvo presente William T. G. Morton y Charles Jackson. La demostración fue un fracaso pues el paciente se quejo de dolor, y Wells fue tratado como mentiroso. Horace Wells continuo utilizandolo en su practica y publico la monografía "A History of the Discovery of the Application of Nitrous Oxide Gas, Ether, and Other Vapours to Surgical Operations" en 1847.

• 1846. William Thomas Green Morton (1819 - 1868), fue un odontólogo estadounidense pionero en la aplicación de anestesia en cirugía y odontología. Llevó a cabo en 1846 la primera demostración pública de la utilización del éter como anestésico administrado por inhalación uno de los inventos más importantes del siglo XIX. • 1855. Se inicia el uso de mezclas de amalgama de plata, zinc y mercurio en proporciones controladas. • 1855. Edwin James Dunning es el primero en usar el yeso para toma de impresiones. • 1855. Dr. Arthur descubre las propiedades del oro cohesivo. • 1859. Organización de la American Dental Association.

• 1864. Dr. Sanford Barnun inicia el uso de la tela de caucho para aislamiento del campo operatorio. Lo inventó Sanford Christie Barnum (1838-1885), dentista del área de Nueva York, el 15 de marzo de 1864, al agujerear un paño de goma y colocarlo sobre un diente, aunque ya estaba experimentado con aros de goma y paños desde 1862


• 1864. Dr. Bonwill introduce el primer articulador “anatómico”. El primer Articulador Anatómico fue patentado en 1858 por Bonwill. Tenía unas trayectorias condilares horizontales que no coincidían con el paciente.

• 1867. Primera escuela dental universitaria en Harvard. A principios del siglo XIX, un dentista se entendía culturalmente como un comerciante, en oposición a un profesional en el sentido médico. La mayoría de los dentistas habían aprendido su oficio a través de aprendizajes o simplemente ofrecían sus servicios al público como expertos autoproclamados. • 1869. Aparece la Cirugía Dental como especialidad en odontología.

• 1871. Se patenta el primer torno dental de pedal, la llamada Maquina de Morrison. Fue precisamente un odontólogo americano, J.B. Morrison, mecánico, quién patentó el 7 de febrero de 1871 un sistema rotatorio que permitía un trabajo más rápido y fácil que el que hasta entonces se lograba, bien por las fresas giradas por medio de la cuerda de un arco, bien por el sistema de Arquímedes, que conseguía la rotación de la fresa, deslizando un cursor con mango en el tornillo salomónico de una «bailarina». El invento consistía en un volante que se hacía girar por medio de un pedal y una biela, giro que era transmitido por un sistema de correa y poleas a la fresa, martillo de orificar, léntulos, ensanchadores, trócares, etc. Es admirable el hecho de que durante todo el reinado del Torno de Pedal, la idea básica de Morrison se mantuvo con pocas variaciones aunque los distintos fabricantes fueron incorporando con el paso de los años pequeñas mejoras. • 1882. Teoría del Dr.. Miller sobre Caries Dental. • 1884. Primeros trabajos en Anestesia Local.

• 1891. Trabajos del Dr. Black sobre clasificación y características de las cavidades dentales. Greene Vardiman Black nacio en 1836. Representa un genio y gigante para la odontología mundial. En 1878 recibe el grado de dentista honorario del Colegio Dental de Missouri y posteriormente el grado de medico. Diseña su propio instrumental. Publica estudios sobre las características de las cavidades en operatoria dental. • 1901. Reconocimiento de la ortodoncia como especialidad. Edwaed Hartley Angle (1855-1930). • 1902. El 59% de los dentistas en Estados Unidos tenían preparación en Escuelas Dentales. • 1907. Método para el colado de incrustaciones. William Herbert Taggart, practica que revoluciono el uso del oro establecida hasta la fecha por medio de las llamadas orificaciones (exigente procedimiento). • 1913. El Dr. Alfred C. Fores de Bridgeport, Conneticut, establece la primera escuela formal para Higienistas dentales.

• 1930. el grupo de odontólogos emcabezado por el Dr. Mc. Collum idearon un articulador para la reproducción fiel de los movimientos mandibulares: el gnatoscopio. La palabra gnatología fue creado a principios del siglo XX por Beverly B. McCollum, considerado el padre de la gnatología. El término gnatología deriva de la palabra griega gnathos que significa mandíbula y logos que significa ciencia, literalmente sería por tanto la ciencia de la mandíbula. La gnatología es una rama de la odontología que estudia las relaciones funcionales y oclusales de los dientes entre sí y con la articulación temporomandibular • 1931. Se descubren los efectos del flúor sobre los dientes.

• 1957. Desarrollo de la turbina de alta velocidad accionada por aire, elemento imprescindible de la practica moderna y que alcanza mas de 400.000 R.P.M.

625 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Logo Unidad Odontologica El Cedro, Odontocedro, Diseño de Sonrisa, Dentista, Cali, Colombia