Historia de la Odontología en América

Por: Eduardo Ramos Garbiras

Odontólogo, Magister Salud Pública

Las primeras Civilizaciones en América datan de hace aproximadamente 15.000 años cuando Asia y América estaban unidos por el estrecho de Bering. Se cree que emigraron hacia Norteamérica y siguieron a Centroamérica y Sudamérica, ya que estas tribus compartían ciertas similitudes culturales. Los más importantes entre éstos fueron los aztecas, gente fiera y amiga de la guerra que residía en la zona que ahora es el centro de México; los mayas, pueblo más pacífico, con una cultura muy desarrollada que habitó la península de Yucatán y lo que en la actualidad es Guatemala y Honduras; y los incas, pueblo también muy avanzado que vivió en la cordillera andina del Perú.


Los Mayas

Habitaron la Península de Yucatán. Tenian una cultura altamente desarrollada y se destacaban por su arquitectura, pedrería, fundición y por su gran habilidad para las matemáticas y la medicina. Se cree que no desarrollaron la odontología con fines correctivos o de restauración. Sus prácticas eran vistas más como un ritual que como una ciencia. Con la llegada de los españoles, su director espiritual en Yucatán, el fanático obispo Diego de Landa, ordenó que todos estos escritos, debían ser destruidos por considerarlos paganos. La destrucción de los archivos escritos de este pueblo hurtó un tesoro irreemplazable a los futuros estudiosos.


Tenían gran conocimiento de los tejidos dentales. Pocas veces en las piezas trabajadas se nota que la pulpa haya sido dañada o lesionada en las incrustaciones. La radiografías indican que todos los trabajos fueron efectuados estando el paciente en vida. Se incrustaban jade en su dentadura. En dentaduras encontradas luego de casi 2 mil años, las incrustaciones sigue tan firmes como al principio. El secreto lo constituye el “aditamento” que utilizaban. Realizando una análisis a través del espectrógrafo se encontró calcio, magnesio, hierro, sodio, bariostroncio, silicón, aluminio, cobre, manganeso y vanadio (estos últimos en cantidades muy pequeñas). Hasta hoy no se conoce como realizaban esta aleación tan resistente.


Se hizo un hallazgo de tres pedazos de concha incrustados en los alvéolos de tres incisivos inferiores. En Honduras en 1931, Wilson Popenoe y su mujer encontraron un fragmento de mandíbula de origen maya, que databa del año 600 d.C. Este fragmento, que se encuentra hoy en día en el Peabody Museum of Archeology and Ethnology de la Universidad de Harvar, lo podemos considerar el implante más antiguo realizado con éxito en un ser vivo.


Los Aztecas

Habitaron el Valle de México. Los Aztecas tenían grandes conocimientos en astronomía, su calendario casi perfecto.


Las evidencias odontológicas respaldadas en rituales y sobretodo en hábitos guerreros.


En el palacio de Tepantitla, del centro religioso de Teotihuacán, situado en el centro de México, se encuentra uno de los frescos precolombinos mejor preservados. Describe escenas del paraíso de Tláloc, el dios de la lluvia. En el fresco hay un hombre limando los dientes de otro, utilizando para ello un estrecho y afilado pedernal. Los Aztecas practicaban la mutilación dental, limando e incrustando piedras en sus dientes. Fray Bernardino de Sahagún, monje español, describio al llegar las costumbres de estos pueblos, escribiendo gran parte de su gran obra, la Historia general de las cosas de Nueva España, en lengua nahuatl. Lo poco y mucho que sabemos de su cultura, fue gracias a los escritos de este monje quien describe las costumbres y practicas dentales. Creían que el causante de la caries era un gusano (el cual anulaban mascando chile) y que solo los niños nacidos bajo luna llena presentaban patologías de labio leporino. Limaban sus dientes para conseguir un estado de "gloria terrenal", hacían empastes en las cavidades dentarías (con conchas de caracol, sal marina y Tlalcacoatl) y desarrollaron terapias botánicas para el tratamiento de las enfermedades dentales. Si todo esto no hacía ningún efecto curativo, entonces procedían a la extracción.


Imperio Inca

Se estableció sobre la costa pacifica y las montañas andinas, desde la frontera norteña del Ecuador hasta el río Maule en Chile central. Este imperio comenzó como una tribu guerrera pequeña en Perú alrededor del 1100 cerca del final del siglo XIV el imperio comenzó a ampliarse a lo largo de la costa. Fueron a su vez, brutalmente conquistado por Francisco Pizarro en 1533 y gran parte de su cultura fue destruida.


Practicaban la trepanación como tratamiento medico.


Las obturaciones dentales se cree que las hacían como adornos post-morten.


Mucho de lo que hoy sabemos deriva de los escritos del cronista Sebastián Garcilazo de la Vega, que era descendientes de los incas. Escribió extensamente sobre sus antepasados. La resina del árbol myroxylon pereirae o bálsamo del Perú, se usaba para curar enfermedades gingivales, y en casos graves se empleaba la cauterización. Practicaban un tratamiento primar