Evita la caries y la enfermedad periodontal


Cuando no hacemos una adecuada higiene dental, se deposita sobre los dientes una película de restos alimenticios que crean el ambiente propicio para que las bacterias se depositen sobre ella formando lo que se conoce como la placa bacteriana, una película pegajosa de bacterias que se depositan sobre la superficie dental y de una manera acelerada empieza a multiplicarse. Después de una comida, o de beber algo que contiene azúcares o almidones, las bacterias derivan de los azúcares unos ácidos que atacan el esmalte de los dientes. Los ataques repetidos pueden causar que se rompa el esmalte y con el tiempo puede tener como resultado la formación de caries dentales.


En los pacientes con enfermedades como la diabetes, si la placa bacteriana no se controla adecuadamente, los altos niveles de glucosa en la saliva pueden ayudar a las bacterias a prosperar rapidamente. Cepillarse tres veces al día y usar el hilo o seda dental u otro limpiador interdental para limpiar entre los dientes por lo menos una vez al día ayuda a remover la placa causante de las caries dentales.


Recordemos que las enfermedades que se producen con mayor frecuencia en la población son la caries y la enfermedad periodontal o piorrea. Estas dos enfermedades tienen el mismo agente causante o etiológico, y es precisamente la placa bacteriana. Lo que quiere decir que si logramos controlarla, podremos estar libres de estas dos enfermedades. Es muy sencillo, solo hay que usar el cepillo de dientes y la seda dental de manera adecuada.


La placa bacteriana que no logra ser removida puede con el tiempo endurecerse o calcificarse y formar sarro, tártaro o cálculos dentales.. Cuando el tártaro se acumula sobre la línea de las encías, se hace más difícil cepillar y limpiar entre los dientes completamente. Esto puede crear las condiciones que conducen a la inflamación crónica y la infección en la boca, lo que se conoce como enfermedad periodontal. La respuesta del organismo a modo de defensa es inflamarse, pero ello termina causando un daño a las estructuras de soporte del diente y lleva a la perdida de los mismos.


Es entonces muy importante cepillar los dientes de manera adecuada, usar el hilo o seda dental por lo menos una vez al día y visita periódicamente a tu odontólogo.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo